Guía Española de Áridos Reciclados Procedentes de Residuos de Construcción y Demolición

El proyecto GEAR ha contado con la participación directa de 24 empresas de reciclaje de RCD españolas, 4 Universidades, 3 Centros Públicos de Investigación, a los que se han incorporado, a través de la creación de la Red de Entidades Colaboradoras, más de 40 nuevas instalaciones de reciclaje, 5 nuevas Universidades, y un buen número de organismos públicos, empresas constructoras, laboratorios y despachos de ingeniería, que han sometido al procedimiento de seguimiento y análisis del proyecto en más de 80 obras de construcción como tramos experimentales que han utilizado un árido reciclado caracterizado.

El objetivo de esta Guía ha sido, por tanto, caracterizar técnicamente y estandarizar los áridos reciclados a partir del reciclaje de los RCD en la búsqueda de las mejores aplicaciones y usos en obra pública y privada, garantizando la durabilidad y su comportamiento mecánico y medioambiental.

La Guía incluye las recomendaciones técnicas para los áridos procedentes de RCD a utilizar como material granular en firmes, como material tratado con ligantes hidráulicos en firmes y explanaciones, con ligantes hidráulicos en prefabricados de hormigón, con ligantes hidráulicos en hormigones en masa y en hormigones compactados con rodillo, etc.

La guía incorpora un completo catálogo de obras donde se pueden ver distintas aplicaciones de áridos reciclados en todo el país.

 

Guía Española de Áridos Reciclados Procedentes de Residuos de Construcción y Demolición

Ver en la fuente original.

Guía Española de Áridos Reciclados Procedentes de Residuos de Construcción y Demolición

Guía Española de Áridos Reciclados Procedentes de Residuos de Construcción y Demolición

Otras publicaciones

Adhesivos y materiales de rejuntado
  • 3 mar. 2015

  • 2623

Adhesivos y materiales de rejuntado

Materiales y sistemas constructivos El patrimonio arquitectónico español posee una riquísima representación de recubrimientos cerámicos, que se extiende desde el siglo X hasta nuestros días. Una parte importante de ese patrimonio cerámico de nuestra arquitectura, en especial alicatados y cubiertas de teja vidriada, ha soportado con dignidad el paso del tiempo, sin desprendimientos o pérdida de sus atributos formales. Las causas de tan dilatada longevidad hay que buscarlas en el tipo de arquitectura que se practicaba, se edificaba en largos períodos de tiempo y, en consecuencia, los recubrimientos cerámicos se asentaban sobre soportes de una asegurada estabilidad. Las superficies de colocación eran también estables y compatibles con el mortero de cal que, a su vez, a través de composiciones experimentadas por los maestros alarifes con las mejores arenas de aluvión, daba adherencia y una cierta deformabilidad al sistema. La adherencia ha sido siempre de tipo mecánico, con una superficie de colocación texturada y porosa, y unas baldosas cerámicas también porosas (con capacidad de absorción de agua superior al 12 %) y reverso texturado (conformación manual en estado plástico). Además, el formato de la baldosa pocas veces superaban los 625 cm2 hasta bien avanzado el siglo XX, con lo que las tensiones de cizalladura en la unión adhesiva eran reducidas. En los solados, la colocación al tendido se remonta a la noche de los tiempos, incluso previendo el drenaje y la contención del remonte de humedad a base de escombros de cerámica, en solerías a ras de suelo o espacios en contacto con el exterior, especialmente en claustros. Se trataba de una pavimentación flotante que, aun con deformaciones, tenía un buen comportamiento incluso sobre forjados apoyados en vigas de madera. Desde la progresiva difusión de la patente de Aspin (Portland, Reino Unido, 1824), la formulación de hormigones y morteros desaloja la cal como aglomerante, sustituyéndola por el cemento industrial. Se gana en resistencia mecánica en general y especialmente a la compresión, pero se incrementa la rigidez del sistema. Su mejor comportamiento frente al agua y la humedad contribuye asimismo a la sustitución. Por otra parte, la edificación evolucionó también hacia métodos constructivos industriales que, a partir de la segunda mitad del siglo XX, se complementan con la adopción de nuevos materiales. Esta evolución trae consigo la progresiva reducción de los tiempos de entrega en la fase de acabados hasta desembocar en estructuras y elementos constructivos de elevada inestabilidad dimensional, bien por las características intrínsecas de los materiales, bien por no haberse completado el proceso de hidratación de los aglomerados de cemento. Ver en la fuente original.