Trabajos en cubiertas: lo importante es bajar con vida

Este manual explica, de forma detallada, las seis etapas clave que se deben seguir para trabajar con seguridad sobre una cubierta, como son: la recopilación de información previa sobre la cubierta, la selección del contratista, la planificación de los trabajos, la preparación de los mismos, su ejecución y finalización. El documento divulgativo recoge también el papel que desempeñan el promotor/titular del edificio y el contratista, en cada una de ellas.

Trabajos en cubiertas: lo importante es bajar con vida

Trabajos en cubiertas: lo importante es bajar con vida

Otras publicaciones

Guía básica. Cómo debe actuar una comunidad de propietarios para mantener y conservar su edificio
  • 14 may. 2018

  • 1600

Guía básica. Cómo debe actuar una comunidad de propietarios para mantener y conservar su edificio

Rehabilitación y mantenimiento La presente Guía es una herramienta de sencilla comprensión y manejo que puede resultar útil a los profesionales para difundir la importancia que para los propietarios tiene la conservación y mantenimiento de los edificios, facilitándoles con ello el cumplimiento de las obligaciones que les vienen impuestas por la normativa vigente. En ella se describen las obligaciones tanto técnicas (ITE, accesibilidad, eficiencia energética) como burocráticas y jurídico-administrativas. Sin pretender sustituir al Libro del Edificio o a los Informes de Inspección Técnica, intenta poner un poco de luz y orden en la complejidad normativa que afecta a las comunidades de vecinos. Edición noviembre 2017   Ver en la fuente original.

Guía de Mantenimiento para Comunidades de Propietarios
  • 27 may. 2015

  • 2561

Guía de Mantenimiento para Comunidades de Propietarios

Rehabilitación y mantenimiento La Guía de mantenimiento  que ahora presentamos no puede pretender el desmesurado objetivo de recoger todo el conocimiento técnico en edificación y la normativa que lo regula, para mantener nuestros edificios en perfecto estado de conservación, máxime cuando esta normativa está en constante evolución. Sin  embargo, el trabajo y esfuerzo que ha sido necesario para seleccionar su contenido, de modo que sirva y acerque al ciudadano a la necesidad de mantener nuestro parque edificado en las mejores condiciones, ha merecido la pena. Cuando pensamos en la palaba “mantenimiento”, nos viene a la memoria el mantenimiento de nuestro vehículo al que, sin ninguna duda, le solemos dedicar mucho tiempo e inversión para que funcione en el mejor estado posible. Sin embargo, esta conciencia de conservación y mantenimiento para con nuestros edificios y viviendas, en los que desarrollamos la mayor parte de nuestra vida, no está asumida por la sociedad española, a la que es preciso sensibilizar. No ocurre así en países de nuestro entorno en los que desde hace bastante tiempo, hemos visto como dedican el tiempo y la inversión necesaria para conservar su parque edificado en buen estado. Esta Guía, pretende informar de una manera sencilla a los propietarios y usuarios de edificios de viviendas lo importante que es para ellos mantener sus edificios en forma y cómo  pueden conseguirlo. Mantener un edificio en forma significa efectuar todas aquellas actuaciones que van encaminadas a conseguir que el edificio cumpla las funciones para las que se ha construido: alojar a sus propietarios o usuarios, dándoles confort y seguridad durante la vida útil para la que ha sido diseñado e ir adaptándolo a las nuevas necesidades y normativas. Los propietarios y usuarios de viviendas de un edificio no son totalmente conocedores de la complejidad de la gestión del mismo. Por ello, los propietarios cuentan, casi siempre, con la colaboración de profesionales del sector, como son los administradores de fincas, con los que afrontan la difícil tarea que se les encomienda por parte de sus convecinos. No obstante, existen ciertas cuestiones en la gestión del mantenimiento de los edificios, que por su complejidad o especificidad se escapan del control o del conocimiento de los propietarios o usuarios y administradores de los edificios y que sólo un profesional adecuado puede resolver, ya que la numerosa normativa existente de carácter nacional, regional y local,  la constante actualización de la misma, el avance de las tecnologías, la obsolescencia de las instalaciones y equipos, los fenómenos naturales, las averías o la adaptación a nuevas necesidades, requieren de un conocimiento amplio y en constante actualización de estos asuntos. Por todo ello, los objetivos que pretende alcanzar esta Guía son: 1. Concienciar a los propietarios y usuarios de las viviendas de que deben realizar las inspecciones, operaciones preventivas de mantenimiento, de sustitución y de adecuación necesarias en sus edificios. 2. Informar de que hay inspecciones de mantenimiento que son obligatorias en base a la legislación vigente, y de que hay otras que no siendo obligatorias es aconsejable realizar para prevenir y mejorar la vida del edificio. 3. Dar a conocer a los propietarios y usuarios, que existen profesionales cualificados que pueden ayudar a gestionar adecuadamente todas estas actuaciones y mantener informados a los propietarios sobre todas las novedades legislativas y tecnológicas que puedan ser aplicables a los edificios. No se pretende en esta Guía aportar una relación exhaustiva de todas las operaciones de mantenimiento que se pueden realizar en un edificio, sino sólo una breve aportación de las más significativas. Por ello, solamente queremos mencionar aquellas, que por sus características, son importantes para el buen funcionamiento del edificio y así, introducir a los propietarios y usuarios en la cultura del mantenimiento. COAATIEMU (Colegío Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de la Región de Murcia)1ª edición, mayo 2013 ISBN 978-84-89882-52-5 Depósito Legal: MU-314-2015 Edita: COAATIEMU Avenida Alfonso X El Sabio, 2 - 30008 MURCIA Tel. 968 27 44 11 - www.coaatiemu.es  

Manual prevención de fallos. Corrosión metálica en construcción.
  • 7 jul. 2015

  • 506

Manual prevención de fallos. Corrosión metálica en construcción.

Rehabilitación y mantenimiento Nueva construcción Los procesos de corrosión metálica han sido conocidos desde tiempo y sus efectos han sido valorados como un importante coste para las economías de los diferentes países, con porcentajes sobre el producto interior bruto que en ocasiones se valoran en el entorno del 4%. Los edificios no se libran de estos efectos y durante centurias han sido remisos a la hora de admitir en su seno metales como el hierro habida cuenta de la su propensión a corroerse. Hoy día es prácticamente inconcebible, en la edificación convencional, otro caso son los intentos de construcción alternativa, la no inclusión masiva de metales en estructuras, carpinterías, cerrajerías, instalaciones, etc. metales que, en general, por no pertenecer a los denominados “nobles”1, encontrarán, si no se les impide, el camino para volver a formas termodinámicamente más estables. Este camino hacia los óxidos o sales donde, en realidad, se encuentran en la naturaleza supone lo que aquí describiremos como corrosión metálica. Estos procesos de degradación van a estar siempre condicionados por dos aspectos fundamentales: Las características intrínsecas de los metales o aleaciones metálicas constituyentes de los elementos constructivos. Las circunstancias medioambientales en que estos elementos se ubiquen, lo que depende no solamente de la ubicación del edificio sino también y en gran medida, de la ubicación del elemento dentro de la construcción. Los metales que se emplean en los edificios pueden ser muy variados máxime si se tienen en cuenta que en muchas ocasiones se presentan en forma de aleaciones. Cada uno de ellos tiene un determinado comportamiento en cuanto a su tendencia a corroerse y a formar o no, capas que obstaculicen o incluso inhiban el proceso como es el caso de las capas de alúmina sobre el aluminio. Por otra parte, una barra de acero puede tener una larga vida sumergida en el buen hormigón de una estructura bien diseñada y, por el contrario, una efímera vida formando parte de una barandilla de un edificio frente al mar.  La adición de cromo y níquel en determinados proporciones, al acero, durante su proceso de conformación, harían variar notablemente el comportamiento de esta misma barandilla en el mismo ambiente. En todos los casos el hierro es el elemento metálico base pero sus circunstancias son distintas como también lo son las condiciones de protección a las que se encuentra sometido. No han de olvidarse obviamente matices como las circunstancias derivadas del uso y mantenimiento que, en determinadas ocasiones son decisivas en el retardo o activación de los procesos de degradación no ya solamente metálica sino de cualquier otro proceso de deterioro de los edificios. El estudio de la corrosión metálica supera rápidamente los límites de la técnica y se adentra en complejidades científicas importantes lo que hace que en este trabajo se trate, únicamente de establecer los fundamentos básicos de los procesos de corrosión y traducirlos, en la medida de las posibilidades en criterios, razonablemente basados, para actuar en el terreno técnico fundamentalmente de la prevención de la degradación metálica. La primera parte de estas páginas se dedica a describir aspectos básicos de la corrosión metálica y sus variantes.  En una segunda parte se hará una descripción, por una parte de los metales habituales en la construcción de edificios en la actualidad y su comportamiento general frente a la corrosión y por otra parte, se dedicará otro capítulo a los ambientes característicos presentes en los edificios y sus inmediaciones. En la tercera parte se tratarán problemas concretos que se repiten con cierta frecuencia en los edificios relacionados con la corrosión metálica. Por último se dedicará un capítulo a dar unas nociones para el diagnóstico de los problemas más frecuentes y otro a su posible prevención. GRUPO DE TRABAJO Francisco García Olmos Julián Pérez Navarro SUPERVISIÓN: Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio D. Emilio Meseguer Peña Dª. Teresa Barceló Clemares EDITA: Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de la Región de Murcia Avda. Alfonso X el Sabio, 2. 30008 – Murcia Tel. 968 274411 – Fax 968281354 www.coaatiemu.es – colegio@coaatiemu.es I.S.B.N.: 978-84-89882-48-5 DISEÑO PORTADA: Murcia Multimedia, S.L.